Entertainment

Luciana Salazar escuchó los audios de Lulú Sanguinetti contra su empleada y explotó contra ella – Revista Paparazzi


¿Y alguien pensó que se la iba a perder? ¡Pero por favor! Luciana Salazar escuchó los escandalosos audios que Lulú Sanguinetti le mandó a su empleada doméstica y arremetió contra la flamante esposa de Martin Redrado, su ex. Según ella, oírla sacada y a los gritos en contra de una trabajadora le dio “vergüenza ajena”.

Salazar sostiene una especie de “guerra fría” en contra de Lulú, quien puede decirse que logró lo que la rubia no consiguió: que Redrado la oficializara ante “el resto del mundo”, que se bancara cualquier comentario o crítica -del afuera o de su familia, más específicamente de sus hijos- y que para colmo se casara con ella.

La despampanante fiesta del matrimonio Redrado-Sanguinetti en una imponente residencia veraniega a orillas del Lago Di Como, en Italia, coincidió (¡Justo!) con una nueva andanada verbal de la explosiva Luli Pop en contra de su ex. A viva voz y con acusaciones de todo tipo, Salazar le reclamó que hace meses dejó de pagarle la “cuota alimentaria” de su hija Matilda.

Según explicó la propia Luciana, “Redrado no es el padre biológico de Matilda pero ante una escribana se comprometió a actuar como si lo fuera, y a garantizarle a la nena que no le va a faltar nada de nada hasta que legue a la mayoría de edad, pero hace meses que falta a su palabra, desde que yo me negué a acceder a los pedidos que me hacía”, frase que deja en el aire la chance de que el economista quisiera “tener algo con ella” a pesar de estar con Lulú.

Pero en las últimas horas estalló un fuerte escándalo entre Lulú y su empleada doméstica. La empresaria acusó a la mujer de faltar argumentando “una enfermedad que era mentira” y como respuesta recibió una carta documento y el anuncio de que la llevarían a juicio. Lulú le reprocha cuestiones religiosas y la llama “turra” que quiere “unos manguitos” porque “no te alcanza lo que te da tu novio”.

Luciana recogió el guante y obviamente no se quedó callada. En su cuenta de Twitter, donde la siguen 1 millón 400 mil personas, retuiteó “una nota sobre el caso” y dio su contundente definición del entuerto: “El tiempo me termina dando la razon y poniendo a cada uno en su lugar. Verguenza ajena” sentenció la rubia. Luli vs Lulú, dos mujeres separadas y enfrentadas por mucho más que una letra.

Más información en paparazzi.com.ar




Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close