Entertainment

«No quiero que me lo diga más, me está…» – Revista Paparazzi


En la ruleta de Pamela David la bola cayó en “tirarle un palito a su marido, Daniel Vila”. Invitada a Flor de equipo, el programa de Telefe que lleva adelante Florencia Peña, la conductora de “La Ruleta de tus sueños” sorprendió a todos con un enérgico y fuerte reclamo para su esposo, propietario de un conglomerado de empresas que incluye al canal América, donde la santiagueña trabaja.

Flor de equipo, acaso el espacio donde se recibió con más alegría la inesperada noticia del final de LAM (pierde casi todos los días con el ciclo de Angel de Brito), tiene una sección que se le volvió una marca registrada: “La pregunta intragable”. Los invitados se someten a una pregunta difícil en la que deben elegir: responden o se toman un vaso con un preparado horrible. Puede ser agua, ajo, cebolla y tierra, o jugo de naranja, sal, edulcorante, hojas de remolacha y una pizca de pimienta. La mayoría, obviamente, opta por contestar.

Eso hizo Pamela. Lo que nadie esperaba era que respondiera lo que respondió cuando Georgina Barbarossa -quien tomó la posta ya que Flor Peña se tomó unas vacaciones- le dijo que tenía que contar en qué no lograban ponerse de acuerdo con su marido, Daniel Vila, quien es considerado uno de los empresarios más poderosos de la Argentina.

Algo empezó a evidenciarse cuando la morocha pensó unos segundos, suspiró profundo y dijo “y bueno… lo voy a contar, voy a hacer una denuncia pública”. Todos contuvieron la respiración. Lo bien que hicieron, porque Pamela soltó amarras y ya no hubo manera de frenarla.

“Hay algo que me está afectando cada vez más. Entonces aprovecho, mi amor, para hacerte esta denuncia púbica. ¡Detesto que me diga que deje el celular! Escuchame: si lo agarro es porque lo quiero agarrar. Los dos estamos de acuerdo en que cuando estamos comiendo es preferible dejarlo a un lado y no llevarle el apunte, pero después no, no quiero que me lo diga más”, explotó Pame.

“Es una cosa que digo “¿Por qué?” Bueno, me voy al extremo: es mi libertad, es mi cuerpo, hago lo que quiero. Pero es algo tan simple como que si lo agarre es porque quiero. No agarro algo que no tenía ganas de agarrar. Por ahí estamos en una reunión y yo quiero verlo. No quiero pasar por maleducada, pero es mi decisión yo quiero verlo. ¡Pero no me lo digas más porque me molesta!”. ¡¡Teléfono, Daniel!!

Más información en paparazzi.com.ar




Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close